Menú

La nueva composición del Consejo Escolar de Andalucía refuerza la concepción endogámica que la Consejería de Educación tiene del órgano consultivo

La Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía denuncia que el segundo sector con más representación dentro del Consejo, el de “personalidades de reconocido prestigio en la enseñanza” es un coladero para colocar a altos cargos de la Consejería.    

Sevilla, 1 de diciembre de 2015.-  La publicación en el Boletín Oficial la semana pasada de la renovación de diversos componentes del Consejo Escolar de Andalucía deja patente para la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) el interés de la Consejería de Educación por controlar este órgano consultivo. El pasado 26 de noviembre se procedía por Orden de la Consejera de Educación, Adelaida de la Calle, a cesar y nombrar a determinados consejeros, aunque donde pone el foco APIA es en el sector de ‘Personalidades de reconocido prestigio en la enseñanza’, que según lo previsto en el artículo 6.1.j de la Ley 4/1984 de Consejos Escolares, corresponde directamente a la titular de Educación y es el segundo más numeroso del Consejo.

A la vista de estos nombramientos, Manuel Fernández, presidente de APIA, ha manifestado que “resulta bochornosa la concepción endogámica que utiliza la Consejería a la hora de realizar los nombramientos para un órgano que queda absolutamente desvirtuado al intentar convertirlo en una extensión más de la propia Consejería”, se lamenta. Prosigue diciendo que “en estos tiempos en los que desde ciertos sectores con fuertes intereses” no se para de insistir en la conveniencia de evaluar al profesorado por parte de personalidades presuntamente independientes, “conviene denunciar el concepto que en la práctica manejan desde las Administraciones, para quien los presuntos expertos de presunto prestigio son ellos mismos”, pero no quienes están a diario dando lo mejor de sí en las aulas para sacar adelante la educación de los jóvenes. 

De los doce miembros de este sector de ‘Personalidades de reconocido prestigio en la enseñanza’ y sus sustitutos siete son o han sido altos cargos de la Consejería de Educación. Destaca Sebastián Cano Fernández, que fue viceconsejero durante más de 13 años y verdadero artífice del desolador panorama educativo en Andalucía, llegando incluso a ser Consejero entre enero y abril de 2008. También figura Antonio Escámez, antiguo delegado provincial de la Consejería de Educación en Málaga, así como su sustituta en el cargo, la actual delegada Patricia Alba. También son delegadas provinciales de la Consejería Esther Ruiz (en Córdoba) y Yolanda Caballero (en Jaén). Asimismo, ha sido nombrada Cristina Saucedo, que fue delegada de Educación en Cádiz, y actualmente ocupa la Dirección General de Participación y Equidad. También está Trinidad Martínez García, que fue Inspectora General de Andalucía. Por su parte, el Director General de Ordenación Educativa, Abelardo de la Rosa, que desautorizó a la Consejera por la precipitada modificación de los horarios de Secundaria, ha sido nombrado también consejero por este sector. “Muchos de estos altos cargos no tienen apenas experiencia docente en un aula ni de primaria ni de secundaria ni de FP ni de Enseñanzas de Régimen Especial, si es que alguna vez la han tenido, así que desconocemos dónde y cómo se han labrado ese prestigio que la Consejera les reconoce”, apostillan desde APIA.

El Consejo Escolar de Andalucía es un órgano que debe, preceptivamente, emitir informes, dictámenes y propuestas sobre diversos temas educativos, entre los que se encuentra la programación anual de las enseñanzas, los proyectos legislativos y de reglamentos generales, convenios, programas y orientaciones didácticas y otros cuestiones de similar trascendencia.

Versión para imprimir.

EL MUNDO se ha hecho eco de esta nota de prensa.