Menú

APIA ante la huelga de educación del 24 de octubre

Tras consultar la opinión de sus afiliados, APIA rechaza secundar la huelga del día 24 de octubre.

Como es sabido varias organizaciones han convocado una nueva huelga en la Enseñanza Secundaria para el día 24 de octubre.

La Plataforma Estatal por la Escuela Pública (UGT, CCOO, STES, CGT, CEAPA, Sindicato de Estudiantes, Movimientos por la Renovación Pedagógica...) ha reeditado su huelga del pasado 9 de mayo. Siendo la misma huelga, APIA considera que siguen siendo válidos los argumentos que ya defendió en la anterior ocasión.

Por otra parte, el CSI-F ha convocado de forma paralela una jornada de huelga para el mismo día. Esta convocatoria introduce un elemento nuevo a tener en cuenta, ya que su comunicado oficial propone una huelga de índole exclusivamente profesional, centrada en reivindicaciones laborales y en un ataque a la LOMCE basado, entre otros aspectos, en su excesivo apego a la LOE. Posteriormente ANPE ha convocado la misma jornada de huelga sobre argumentos similares. La iniciativa de CSI-F y ANPE introduce, ciertamente, nuevos matices en esta convocatoria de huelga, pero no cambia lo sustancial.

De esa forma, ante esta nueva convocatoria de huelga testimonial el próximo 24 de octubre APIA expresa la siguiente postura:

1. HAY MOTIVOS PARA IR A UNA HUELGA:

  • Las reiteradas agresiones sufridas tanto desde la Administración Central como desde la autonómica dan motivos más que sobrados para una protesta enérgica.

  • La LOMCE no es la reforma educativa que necesita este país. APIA ya ha manifestado las carencias y excesos que muestra la ley  que constituye una oportunidad perdida.

  • Son de temer nuevos deterioros en nuestras condiciones laborales por obra del anunciado estatuto docente que prepara el gobierno central.

2. ESTA HUELGA NO ES NUESTRA HUELGA:

  • La huelga convocada por la Plataforma es una huelga política, que usa los recortes (y en general sólo los estatales) como pretexto para una lucha cuyo objetivo real es la defensa del sistema educativo establecido.

  • La huelga convocada por la Plataforma no es una huelga de profesores ni de funcionarios. Es en realidad una huelga de estudiantes, cuya participación marcará el éxito y el tono de la huelga, quedando relegados los profesores al mismo papel de comparsas que los padres y los pedagogos.

  • Las convocatorias de huelga de CSI-F y ANPE, obviamente forzadas por la iniciativa de la Plataforma, serán invisibles. Los medios, fieles a la lógica bipartidista imperante, valorarán la huelga como éxito o fracaso de los postulados de la Plataforma, diluyendo en ellos las motivaciones de cualquier participante ajeno a ella. En otras palabras, la huelga será analizada por todos los medios como una lucha entre la LOGSE-LOE del PSOE y su pariente cercana, la LOMCE del PP.

  • Una huelga de un día es un lujo difícilmente justificable considerando que su impacto es meramente simbólico. Sólo una huelga sostenida o estratégica lograría tener algún efecto real, y dicha huelga sólo será posible si se construye una amplia unidad de acción. Es evidente que esa unidad de acción no es un objetivo de aquellas formaciones sindicales empeñadas en centrarse en los que nos divide (la defensa de la LOGSE-LOE), en vez de en lo que nos une (la defensa de nuestros derechos laborales). 

En suma, APIA entiende las razones de cualquier profesor, incluidos asociados de nuestro sindicato, que desee utilizar esta huelga como altavoz de su justa indignación. Pero APIA, como sindicato profesional e independiente, no puede ni debe sumarse a esta huelga que es testimonial, política y conservadora.

 

Temas relacionados: