Menú

Nuevo varapalo judicial a Educación al reconocer un juzgado que se aprobaron planes y programas en un instituto de Málaga sin criterio ni conocimiento alguno

IES Rosaleda

Los hechos ocurrieron en el IES La Rosaleda de la capital malagueña en el año 2011, donde se dio el visto bueno a esos proyectos sin saber siquiera su contenido. El TSJA ha declarado ese acto administrativo “nulo de pleno derecho”.

Málaga, 14 de Septiembre de 2018.- La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superios de Justicia de Andalucía (TSJA), con sede en Málaga, acaba de ratificar la NULIDAD de PLENO DERECHO de un acto administrativo completamente ARBITRARIO, “de CONTENIDO IMPOSIBLE”, impulsado por el titular de la dirección del IES La Rosaleda, de Málaga, en 2011, mediante el cual se aprobaron, en septiembre de ese año, todos los “planes, programas y proyectos”, pasados, presentes y futuros, sin ni siquiera conocer qué planes, programas y proyectos eran sometidos a aprobación. Con un par.

Ante tamaño despropósito, avalado en todo momento por la Delegación territorial en Málaga de la Consejería de Educación, como no podía ser de otra forma, la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), interpuso recurso contencioso-administrativo, que fue estimado íntegramente en 2015, con una tardanza verdaderamente encomiable (valga la ironía), atribuible a la “extraordinaria celeridad” mostrada por la Consejería a la hora de aportar el expediente administrativo y a la insuperable inactividad del titular del juzgado, subsanada en parte gracias a la proverbial llegada de un magistrado juez de refuerzo, que desatascó el procedimiento y dictó sentencia condenando a la Consejería e imponiéndole las costas. Recurrida en apelación la sentencia del juzgador a quo, la Sala del Alto Tribunal andaluz, ha ratificado, en contra de las pretensiones de la Consejería, la nulidad de pleno derecho del acto administrativo recurrido, pero no por promover la adquisición de facultades o derechos de forma indebida, sino por tener un contenido imposible. La verdad, no se sabe qué es peor. Eso sí, la filigrana ha servido para dispensarla del pago de las costas.

Esta sentencia coincide en el tiempo con la dictada por el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 6, también de Málaga, que condena a la Administración Educativa por castigar arbitrariamente a un profesor de Latín con una reducción de jornada que no había pedido, previo despojamiento de las asignaturas propias de su especialidad magistralmente conducida por el titular de la dirección de su instituto. Es una verdadera pena que, en este caso, las costas impuestas no sean afrontadas por los responsables directos de tal desatino, y tengamos que pagarlas los sufridos ciudadanos que nutrimos el presupuesto. Bien haría la Sra. Consejera, que no gana para sustos, en poner orden en la Delegación Territorial de Málaga, que anda desatada cometiendo toda clase de infracciones del ordenamiento jurídico desde hace ya bastante más tiempo del estrictamente necesario.

Versión para imprimir.